Mar
27

2010

No Hackearas



Un hacker de la Florida fue sentenciado el jueves a 20 años de cárcel por ayudar en el
mayor robo de números de tarjetas de crédito y de débito en la historia estadounidense.

Fuente: Wired.com, a través de E.P.A.

Juez Patti Saris del Tribunal del Distrito Federal condenó a los hackers, Alberto González, de Miami, que
el año pasado se declaró culpable de irrumpir en los sistemas informáticos de los principales minoristas, incluyendo TJX
Empresas y BJ’s Wholesale Club.

La fiscalía solicitó 25 años para el Sr. González, aludiendo a los millones de personas victimas del Fraude y el costo ocasionado a
empresas, bancos y aseguradoras por casi $ 200 millones.

González se declaró culpable el año pasado en tres casos distintos de hacking en Massachusetts,
Nueva Jersey y Nueva York. La audiencia del jueves se refirió al caso de Massachusetts.

El abogado de González, dijo que su cliente, un autodidacta de la informática,
muestra un comportamiento coherente con el síndrome de Asperger, una forma de autismo, anexando un
informe psiquiátrico de Defensa, describiéndolo como un adicto a Internet, socialmente torpe, y  100%
vinculado a las  computadoras y a la tecnología de la información”.

Las autoridades dijeron que  González y dos co-acusados extranjeros, con un ordenador portátil, se aprovecharon de las  vulnerabiliades de las redes de conectividad inalámbricas, para las instalación de “programas sniffer”  mediante los cuales tomaron los datos de números de tarjetas de débito y crédito, para su posterior venta.

González, conocido en línea como “soupnazi,” se convirtió en un informante del Servicio Secreto después de ser arrestado por  primera
vez,  acusado de piratería en 2003.

Sus andanzas según declaro la  fiscalía, le permitieron  acumular 2,8 millones dólares que utilizó para comprar un condominio de Miami, un coche, y
Los relojes Rolex y un anillo de Tiffany para su novia.

En su defensa el abogado defensor solicito la pena mínima, aduciendo “ínfima e insignificante” participación tomando como base que su  única función era proporcionar a los” piratas informáticos , algunos servicios que él controlaba”, y pedir a otro hacker que modificara el malware, que uno de los hackers de Europa del Este podría haber diseñado.